10 tips para fortalecer tu Pyme

Crear una empresa se ha convertido en una tarea relativamente sencilla, basta con tener voluntad, una idea revolucionaria y el estudio de las condiciones y requerimientos del mercado, sin embargo, el paso más difícil es lograr un crecimiento sostenido que permita la consolidación.

 

En México, el 80% de las empresas nacientes no sobrevive más allá de sus primeros cinco años según afirma la consultora Salles Sainz Grant Thornton.

La clave para que las empresas logren no sólo la supervivencia, sino la expansión sostenible, está muchas veces en la manera de dirigir el negocio, pues según la evolución de las compañías deben implementarse nociones distintas de dirección, así lo explica Antonio Casanueva, académico del IPADE y coautor del libro Maximización de valor.

En conjunto con la consultora PWC, el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (Ipade) desarrolló un texto que contribuye con algunos puntos estratégicos que permiten crecer la propuesta de valor en las Pequeñas y Medianas Empresas.

“Nuestro punto de partida fueron los problemas recurrentes en la cotidianidad de las empresas y aquellos que más se reportan en las consultorías, a veces inician como aspectos desatendidos que pueden mermar de manera decisiva la operación de las empresas”, explica el académico en entrevista.

Según indica Antonio Casanueva, las empresas deben ser concebidas como un todo integrado por diferentes sistemas, así, conforme la empresa vaya creciendo deberá incorporar y aumentar responsabilidades en diferentes direcciones, es por eso que las grandes compañías tienen un director general, un director financiero y un director comercial.

“Muchos emprendedores y directores exitosos que toman una función de dirección general están acostumbrados aver la empresa desde su trinchera, y les cuesta trabajo entender a la organización como un todo, lo que se busca es ayudar al emprendedor a tener una perspectiva integral de su organización”.

Así, los 10 ejes claves para la maximización del valor en las empresas son:

1) Ver a la empresa como un todo, de forma holística y conectada, no sólo como la suma de las partes.

2) Definir un rumbo y encaminar a toda la empresa en ese sentido; que todos los responsables de la organización tengan nociones claras de  cuáles son los objetivos de la organización.

3) Definir los generadores de valor. Retorno, inversión y riesgo son los value drivers que tendrán más peso en las empresas, según explica Antonio Casanueva. El primer paso es enfocarte en la tasa de crecimiento de la organización, en la utilidad de operación y el uso de una tasa efectiva de impuestos.

“Desde la perspectiva de inversión hay que dar seguimiento al capital de trabajo como porcentaje de las ventas y definir un indicador de riesgo, también es importante generar una estrategia de sostenibilidad, es decir que tus ventajas competitivas puedan mantenerse en el tiempo”, señala.

4) Segmentación del mercado: Definir el mercado y el tipo de clientes a quienes se venderá el producto o servicio, hay que definir lo que quieres y lo que no quieres, atender a todos los clientes y tipos de mercado es un factor potencial de fracaso.

5) Definir tu estrategia de mercadotecnia: La estrategia de mercadotecnia se traza con la respuesta al ‘cómo se le venderá el producto o servicio al mercado objetivo’, este paso resulta más sencillo si el mercado objetivo es claro.

6) Planeación financiera: Es importante que tengas un esquema para elaborar presupuestos y utilizarlos de forma dinámica.

7) Tener un ciclo de ingresosLas ventas y cobros que se realizan en tu empresa deben tener un control y una medición, esto te permitirá percatarte del avance que presentes.

8) Tener un ciclo de egresos: Los desembolsos y pagos también deben estar bajo control para que puedas observar cualquier fuga de recursos o cualquier baja en la rentabilidad de operación.

9) Medir, medir, medir: Llevar un registro de tus avances puede ayudarte a corregir los errores y a explotar los factores de mayor éxito.

10) Realizar un análisis de rentabilidad: No todo es costear por volumen; cada empresa debe tener una revisión particular de los sistemas de costeo, puedes revisar los resultados en función a los clientes, ventas y canales de distribución.

El académico explica que tener estos aspectos en el radar permite que las empresas puedan ir haciendo frente a los retos que surgen con el crecimiento.

“A muchas empresas al principio les va bien, pero empiezan a tener nuevos retos que sobrepasan al director o al equipo directivo. Proponemos una serie de elementos que el director debe revisar constantemente para que cuando haya un problema se detecte de inmediato. El riesgo de no seguir estos pasos es que el emprendedor se vuelva presa de su propio éxito y pierda de vista aspectos operativos fundamentales”, advierte.

http://www.cnnexpansion.com/emprendedores

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s