Código de Barras cumple 25 años en México

98% de los productos en el país cuentan con la herramienta y 38,000 empresas han implementado la tecnología

Sinónimo de orden, eficiencia, productividad, confiabilidad y ahorro para el eslabón de la cadena de suministro, así como llave de acceso de compañías al mercado formal, el código de barras cumple 25 años de haber llegado a México.

GS1 México y el empresariado mexicano se encuentran de manteles largos al conmemorar el 25 aniversario.

Miguel Ángel Peralta, director general de GS1 México, comentó: “Hoy celebramos un cuarto de siglo de una herramienta que revolucionó la manera de hacer negocios entre clientes y proveedores, cambió la forma de realizar diversos procesos comerciales, continua facilitando la comunicación y se ha convertido en el pilar del comercio formal nacional: El Código de Barras, el cual se puede describir como la mayor fuente de eficiencia que jamás haya tenido el comercio en toda su historia. Su trascendencia cambió la visión de negocio y ha permitido entablar el mismo lenguaje comercial en cualquier parte del mundo”.

1986: Inicia la historia entre líneas

El Código de Barras o código de producto como también se le conoce, es una tecnología que viene de finales de los años 50. En Estados Unidos habían empezado a surgir diferentes necesidades para capturar datos de manera automática, pero fue hasta 1972 cuando esta herramienta se lleva a los supermercados con la finalidad de tener un mayor control de la información y conocer el desplazamiento de los productos. Paralelamente en Europa, también establecían el Código de Barras para la identificación de artículos y transacciones comerciales.

Respecto a su implementación en México, anteriormente las cadenas detallistas para realizar sus inventarios tenían que cerrar la tienda por más de dos días, las filas en las cajas a la hora de pagar eran interminables y generaban malestar en los clientes, además de que los cajeros tenían que teclear el número del producto, unidad por unidad, con la posibilidad cometer errores y cobrar otros artículos. Esto se incrementaba de manera sustancial en época de Navidad, Fin de Año y Reyes, volviéndose un caos el punto de venta.

Ante esta problemática, en 1986 un grupo de 18 empresarios (9 cadenas y 9 fabricantes), bajo la iniciativa de Henry Davis, entonces director general del Grupo Aurrerá, se reúnen con la finalidad de establecer el Código de Barras en México. Es así como nace la Asociación Mexicana del Código de Producto (AMECOP), como organismo empresarial sin fines de lucro, donde participan la industria y el comercio privado con la finalidad de implementar la herramienta en sus productos y solucionar dos problemáticas fundamentales: Disminuir el tiempo en las cajas registradoras y dejar de etiquetar los artículos de manera individual en el punto de venta.

En aquella época había características que eran muy interesantes, se conocía muy poco sobre el tema del Código de Barras y solamente algunos productos de importación lo incluían en su empaque, lo cual era para muchas empresas y para la gente un distintivo de calidad.

El primer producto con Código de Barras en México fue un jabón llamado Don Máximo y a pesar de que había un crecimiento importante entre 300 y 400 asociados de AMECOP a 4 años de su fundación, la masificación de la herramienta se detuvo entre los fabricantes al no contar con ningún establecimiento o tienda que leyera dichos Códigos.

Por su parte las cadenas de autoservicio, no implementaban la tecnología porque no tenían los suficientes productos codificados para que fuera una inversión rentable. Finalmente, en 1990 las tiendas del sector detallista se comprometen a tener al menos una tienda habilitada con lector de Código de Barras para el siguiente año y como consecuencia los proveedores multinacionales y pequeñas y medianas empresas implementarían la herramienta.

A través de esta iniciativa, en 1991 se da el Boom en la adopción del Código de Barras y para septiembre de 1992 ya era un movimiento mucho más importante, reflejándose de manera palpable en beneficios hacia el consumidor como la reducción de tiempo y tamaño de las colas en los supermercados. Actualmente, 98% de los productos mexicanos cuentan con un Código de Barras y 38,000 empresas entre Pymes y grandes corporativos la han implementado.

“Hoy estamos en un momento en el que el Código de Barras no es sólo parte de la vida de las empresas, sino de la vida de cualquier consumidor. Se usa en muchas aplicaciones como en credenciales de acceso a oficinas, declaraciones de impuestos, recetas médicas, facturas electrónicas, entre otras, convirtiéndose en un ícono de la cultura moderna. En los próximos años lo seguiremos viendo como una pieza fundamental al seguir siendo la huella digital del producto y con su proyección al Comercio Móvil, podremos escanear los códigos del producto tradicionales y bidimensionales con el celular y dispositivos móviles para obtener información adicional, con lo cual vendrá un renacimiento del interés de las empresas para aprovechar sus beneficios”, agregó Miguel Ángel Peralta.

http://mundoejecutivo.mx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s